"Estoy a favor de los derechos de los animales al igual que de los derechos humanos. Es la única manera de ser un humano completo".

- Abraham Lincoln


En algún lugar, bajo la lluvia, siempre habrá un perro abandonado que me impedirá ser feliz.

martes, 1 de marzo de 2011

TOXOPLASMOSIS

Seguramente habrán escuchado hablar sobre la toxoplasmosis. Al oír su nombre, inevitablemente la relacionamos con los gatos, pero cual es la verdadera relación que tiene esta enfermedad con ellos?
La toxoplasmosis es una enfermedad causada por una infección de toxoplasma gondii que es un parásito capaz de infectar a todos los animales de sangre caliente, incluido el ser humano. Se lo relaciona con los gatos, porque este parásito ocupa el intestino de los felinos para multiplicarse y poner sus huevos
Aunque las infecciones de toxoplasma son relativamente comunes, rara vez se desarrollan en la enfermedad toxoplasmosis (se necesita de un bajo sistema inmunológico). Los gatos se pueden contagiar de toxoplasmosis siempre y cuando hayan estado en contacto con otro animal infectado o al comer carne cruda (ratones o pájaros).
Su ciclo es el siguiente: el parásito se multiplica en las paredes del intestino del gato y desde ahí comienza a producir huevos los cuales son expulsados mediante las heces en grandes cantidades durante unas dos o tres semanas. Estas heces son las que pueden resultar infecciosas para otros animales y humanos.
Lo más común es que el animal o el humano no presenten síntomas y con el tiempo el sistema inmunológico parará la infección llevando al parásito a un estado latente o de reposo el cual ya ha formando quistes en los músculos y el cerebro del afectado y que sin embargo los mantiene inactivos.
Ahora bien, contrario a la infección de toxoplasma, la enfermedad de toxoplasmosis si se hace evidente con síntomas leves como cansancio, depresión, falta de apetito y fiebre a síntomas extremos como neumonía, dificultades respiratorias, hepatitis y afectación del sistema nervioso.
Esta enfermedad si es tratada a tiempo, tiene muy buenas probabilidades de superarse, el problema es cuando la persona afectada es una mujer embarazada.
Entre una tercera parte y una mitad de los bebés de madres infectadas por toxoplasma, nacen infectados. Es poco común que la infección al feto se de en el primer trimestre del embarazo, pero de ser así, es más grave. Por otro lado, es más común que el feto se contagie de toxoplasma en el tercer trimestre de embarazo pero resulta ser menos grave ya que el bebé se encuentra por completar su ciclo e incluso en muchos casos no presenta síntomas.
Debido a que los gatos son los animales capaces de albergar este parásito, su reputación se ha visto afectada, pero hay ciertos aspectos importantes que se deben tomar en cuenta para no abandonar a su mascota  el momento de enterarse del embarazo.
Primero que nada, NO TODOS LOS GATOS ESTAN EXPUESTOS A ESTA ENFERMEDAD. Los gatos caseros, que viven dentro de casa, que no salen y no están en contacto con otros animales (infectados o cazados), no pueden presentar esta enfermedad.
Segundo, el mayor riesgo de contraer toxoplasmosis NO se encuentra en los gatos sino en la carne cruda, las verduras mal lavadas y se ha podido demostrar que en ciertas leches no pasteurizadas como por ejemplo la leche de cabra.
Una mujer embarazada o que busca un embarazo, puede eliminar su riesgo de infección siguiendo la siguiente recomendación.
Si tiene un gato que vive fuera y dentro de casa, con que otra persona sea la encargada de limpiar la caja de arena, es más que suficiente. Si su gato no sale de la casa, no existe ningún riego.

No está de más someter a su gato a un examen de toxoplasma, si la prueba resulta negativa, lo más probable es que su gato sea inmune a la enfermedad y no será un foco de infección.

No comer carne cruda o productos lácteos sin pasteurizar.

Lavar bien la fruta y la verdura.

El contacto con la tierra, puede ser otro foco de infección por lo que lo recomendable es que si va a trabajar en el jardín, utilice guantes de caucho.

Mantenga una buena higiene.

Cada año, muchos gatos son abandonados cuando una persona de su entorno se queda embarazada, por miedo al riesgo de que la embarazada se contagie de toxoplasmosis. Es importante conocer que el gato no es el único causante de esta enfermedad, de hecho es el menos responsable equiparando con la carne cruda. Que no por falta de conocimiento, nuestra mascota se vea afectada y  abandonada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario