"Estoy a favor de los derechos de los animales al igual que de los derechos humanos. Es la única manera de ser un humano completo".

- Abraham Lincoln


En algún lugar, bajo la lluvia, siempre habrá un perro abandonado que me impedirá ser feliz.

martes, 1 de marzo de 2011

SARNA


Seguramente alguna vez se habrán encontrado con un animalito que tiene esta enfermedad y lo primero que te dicen es no te acerques porque tiene sarna y te puedes contagiar.
Si bien es cierto que la sarna canina puede ser contagiosa para los humanos, no se instala de la misma manera que en los animales.
A diferencia de la sarna propia del ser humano, los ácaros que se pueden encontrar en perros y gatos no encuentran en las personas un medio adecuado para sobrevivir y por consiguiente, no se reproducen.
Si alguien está en contacto con un animalito que sufre de sarna, podría pasar que la persona genere un sarpullido o pequeñas ronchas que pueden causar picazón pero no pasará de eso.
Yo personalmente tuve que estar en contacto con dos de mis perros rescatados que tuvieron sarna y con mantener una buena higiene luego de medicarlos y tratarlos, fue suficiente.
Esta enfermedad es provocada por un parásito (Sarcoptes scabiei) de la misma familia que el de la sarna felina, causa gran comezón a los animales y su ciclo de vida lo realizan sobre el animal, de hecho los ácaros depositan ahí sus huevos y son incapaces de bajar al suelo ya que morirían al poco tiempo.
Existen algunos tipos de sarna, la sarna sarcóptica es la que se transmite de un animal a otro (de la misma especie) y se la puede identificar porque generalmente aparece en lugares como la panza, el borde de las orejas, las patas, codos y tórax. La zona se verá inflamada, enrojecida, sin pelo, con costras (debido al rascado) y con un fuerte olor. Este tipo de sarna es la que puede transmitirse a los humanos como pequeñas ronchas o sarpullidos.
La sarna demodécica, no se transmite por contagio ya que esta es un habitante común en perros sanos (se encuentra en el folículo piloso) y se hace evidente si por alguna razón disminuyen las defensas del animal debido al estrés, enfermedades o la edad de destete en los cachorros y puede encontrarse en cualquier zona del cuerpo como una inflamación. No se transmite a humanos.
El tercer tipo es la sarna otodéctica que ataca las orejas tanto de perros como de gatos y es una de las principales causas de la otitis en los animales. Se la puede identificar ya que produce una gran picazón, piel descamada e infecciones. Se puede ver enrojecimiento, hinchazón y puntos blancos en el área interna del oído.
El tratamiento debe iniciarse apenas se sospecha la presencia de la enfermedad, conjuntamente con el veterinario quien indicará que medicamentos son los más apropiados. Es muy sencillo y económico. Por otro lado, si el animalito estuvo en contacto con otras mascotas (otros perros en caso de que el enfermo sea perro, ya que no se contagia de perros a gatos), se debe tratar a todos los animales.

Notarán que el pelaje comienza a desaparecer y eso es debido a dos cosas, la primera por el simple hecho de que los ácaros ponen sus huevos en la piel del animal y esta comienza a caerse, y segundo debido a la gran comezón, el animal se rascará hasta – en muchos casos – lastimarse. Es parte del proceso de la sarna y una vez que el antibiótico comience a hacer efecto, comenzará también el crecimiento del pelaje.

Esta enfermedad puede ser muy molesta y dolorosa para el animalito, es importante conocerla no solo para saber como identificarla y tratarla sino para perder el miedo al contagio..

No hay comentarios:

Publicar un comentario