"Estoy a favor de los derechos de los animales al igual que de los derechos humanos. Es la única manera de ser un humano completo".

- Abraham Lincoln


En algún lugar, bajo la lluvia, siempre habrá un perro abandonado que me impedirá ser feliz.

miércoles, 16 de marzo de 2011

EN LAS BUENAS Y EN LAS MALAS



El simple hecho de que los animales sean capaces de sentir dolor y miedo, nos otorga a nosotros los seres humanos la responsabilidad de protegerlos.
En caso de desastre, frecuentemente los animales son desplazados y abandonados llegando a padecer lesiones y enfermedades. Son los primeros en morir debido a la deshidratación y el hambre.
Aquí comparto una guía que nos puede servir en caso de encontrarnos expuestos a un desastre natural.
-       Criar los animales en una área segura de la casa, alejados de posibles peligros, como paredes inestables, o donde pueden quedar atrapados.
-       Decidir quien se encargará de cuidar y a cual animal en caso de una emergencia.
-       Poner a los perros y gatos un collar con tu dirección para que la gente pueda ubicarte si encuentra el animal. (Un número de teléfono si tienes, pero puede que los teléfonos no funcionen durante la situación de emergencia).
-       Tener una correa para cada perro, y llevarlo contigo si tienes que evacuar tu casa.
-       Tener medios listos para transportar a otros animales de la casa, canastas con un cierre, por ejemplo.
-       Coordinar la vigilancia con un amigo/a y su familia. Un amigo vecino puede cuidar los animales del otro si éste tiene que evacuar su casa.
-       Almacenar alimento seco suficiente para una semana. Tener un botiquín de primeros auxilios. Guardar estas cosas en una mochila lista para llevar.
-       Tener a la mano las direcciones y teléfonos de los veterinarios que trabajan cerca, para tratar a animales heridos. Guardar el dato también en la mochila.
-       Averiguar qué refugios de animales existen para saber adonde puede llevar la gente a los animales perdidos.
-       Abraza a tu mascota, pues durante una catástrofe suelen estar tan asustados como nosotros. Tener su dueño cerca para acudir a él en busca de consuelo es con frecuencia un alivio.
Los problemas forman parte de la vida. Cada región del país padece catástrofes naturales (la corriente del Niño, terremotos, erupciones, incendios forestales, etc.). Los incendios por causas eléctricas y otros desastres pueden ocurrir en cualquier parte. No es siempre posible prever los desastres, pero unas cuantas medidas como estas facilitan la protección de nuestros animales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario