"Estoy a favor de los derechos de los animales al igual que de los derechos humanos. Es la única manera de ser un humano completo".

- Abraham Lincoln


En algún lugar, bajo la lluvia, siempre habrá un perro abandonado que me impedirá ser feliz.

jueves, 31 de marzo de 2011

CUIDADO CON LOS HUMANOS

Que bonito es ser ignorante, la vida del ignorante transcurre sin muchos sobresaltos, sin muchas frustraciones y sin muchos cuestionamientos al resto de los humanos. Ojo, con ignorante no busco insultar a nadie (aunque ganas no me faltan), me refiero al poder ignorar la verdadera y cruda realidad.

Cuando eres niño la ingenuidad abarca cada segundo del día, disfrutas de una mañana de sol, de salir al jardín a embarrarte de tierra, de correr al lado de tu mascota y no te encuentras en la capacidad de cuestionar nada o muy poco.

A medida que vas creciendo comienzas a notar que algo no está bien, de pronto vez en la calle personas que no tienen ni un par de zapatos para caminar, paras en un semáforo y dos o tres niños se te acercan a la ventana por una moneda mientras que la mama está echada a un costado del pavimento.

Prendes la televisión y zas! Un terremoto que deja miles de damnificados, una guerra impuesta la cual termina con la vida de millones de inocentes, un recién nacido abandonado a su suerte en el primer basurero que se encuentre, millones de animales que son abusados cruelmente ante la mirada impávida de todos.

Tu vida comienza a cambiar…si tienes la capacidad de cuestionar, tienes la capacidad de sentir y tienes la capacidad de sufrir.

Creciste y tu vida continuó, bien o mal, te toca lucharla para ti y si tienes suerte los seres que están a tu alrededor. No te queda más que hacerte el de la vista gorda y seguir sobreviviendo. Te reúnes con tus amigos, vas a fiestas, reuniones, almuerzos, paseos… en cada reunión se toca la problemática de tu país y del mundo, mueves la cabeza indignado, das dos que tres comentarios y sigues. Nada cambió.

Si eres de los que busca hacer algo para mejorar este mundo, con el primer noticiero de la mañana y sus súper noticias, decides decir basta! Esto debe cambiar y te comprometes a donar unos cuantos dólares al caso de la semana. Sales a tu oficina, te topas con el maldito trafico de la ciudad, con el irresponsable al volante, con el niño que por unas monedas te “ensucio” el parabrisas, con el perro muerto en plena avenida (muchos ni lo notan) y llegas a tu trabajo tan asqueado y enojado que te olvidaste de tu misión esa mañana.

Todos podemos sentarnos a quejar sobre como está el mundo, todos podemos gritar en el Facebook por lo que queremos y lo que no queremos, todos podemos tagear conocidos en las diversas fotos que creemos nos servirán para ganar adeptos a nuestras causas, todos podemos crear una cuenta de Twitter para codearnos con los más inteligentes, los que saben expresarse en 140 caracteres y que quieren hacer cambios que más que cambios son solo críticas, pero no todos estamos verdaderamente dispuestos a hacerlos.

Si de verdad eres de los que prefieres no ignorar el mundo repugnante en el que te tocó vivir, incluso a costa de mucha frustración, comienza por cambiar tu. No busques criticar al que está a tu lado porque seguramente esa persona está haciendo lo mismo que tu NADA.
Peor aún critiques a otros, porque seguramente por más poco o insignificante que te parezca, están intentando mejorar una pequeña parte de este planeta.

SI, CUIDADO CON LOS HUMANOS, cuidado con ellos que son simples observadores y que se creen con la autoridad de echar tierra a lo poco que otros son capaces de lograr.


No hay comentarios:

Publicar un comentario