"Estoy a favor de los derechos de los animales al igual que de los derechos humanos. Es la única manera de ser un humano completo".

- Abraham Lincoln


En algún lugar, bajo la lluvia, siempre habrá un perro abandonado que me impedirá ser feliz.

miércoles, 23 de febrero de 2011

EL CORAJE DE UNA MADRE



Hua Hua, es una perrita que vivía en la calle, precisamente en el parque Binjiang, situado al suroeste de la ciudad de Chongging. Se encontraba preñada y decidió tener a sus cachorros en una región conocida como Shanhuba (Coral Dam) a la que se podía acceder a pie desde el parque antes de las inundaciones.
La crecida del río Yangtzé producida por las inundaciones ocurridas en China en el 2007, dejó aislada esta pequeña población convirtiéndola en islote, y en ella quedaron atrapados cuatro cachorros recién nacidos.
Todos los días Hua Hua nadaba 1 km de ida en busca de alimento y 1 km de vuelta para encontrarse con sus cachorros alimentarlos y pasar la noche junto a ellos. Este viaje se repetía todos los días, dos veces por día sin excepción.

Un día Huang Pinghui, deportista y aficionado a la natación, descubrió el secreto de Hua Hua, durante sus matutinos ejercicios de cada día.
Mientras Huang cruzaba a nado el río Yangtzé, decidió hacer un descanso en Coral Dam. El islote, se había convertido en tierra de descanso para muchos nadadores como Huang. En esta tierra de nadie rodeada de agua, Huang sorprendido, encontró en un cobertizo a cuatro cachorros recién nacidos, de unos 10 días de edad. En los alrededores tan sólo habían ladrillos y árboles.
Al día siguiente, por la tarde, Huang regresó nuevamente a la isla con unos amigos y estaba a punto de descubrir el misterio: ¡Una perra adulta llegaba nadando por el río! Enseguida comprendió que los cachorros nacieron allí y habían quedado atrapados por el agua.

Huang se sintió conmovido por la valentía de la perrita. Escribió la historia y pidió a un amigo que la publicara en un foro de mascotas en Internet. La emotiva historia no dejó indiferentes a los lectores, quienes la bautizaron como "Hua Hua" (que significa Flor). Los residentes afirman que anteriormente vivía en un buque de carga, hasta que su dueño la vendió. Abandonada, se convirtió en un perro callejero.
Muchos internautas se ofrecieron voluntarios para ayudar a los perros. Algunas personas incluso querían ir a la isla para cuidar de Hua Hua y los cachorros. Inicialmente, Huang se negó, temiendo que demasiadas personas pudieran perturbar a la familia de perros.
Sin embargo, desde que se conoció la historia, muchos residentes locales de buen corazón llevan comida a la isla para alimentar a Hua Hua.
La tarde del 31 de julio/2007, Huang acudió a la isla junto a unos reporteros, pero no podían localizar a los cachorros que ya no estaban en el cobertizo. Alarmado, pensó que se habían ahogado con la crecida del río.  
Registraron todo el islote y finalmente encontraron a los pequeños sanos y salvos junto a su madre, entre un montón de ladrillos, a mayor altitud. Intuyendo una inminente marea creciente, la inteligente Hua Hua tenía la sensación de peligro y había trasladado a sus cachorros a otro lugar más seguro.

Huang afirmó que en cuanto los cachorros sean más grandes, les ayudaría a encontrar un hogar mucho más seguro y confortable...

No hay comentarios:

Publicar un comentario