"Estoy a favor de los derechos de los animales al igual que de los derechos humanos. Es la única manera de ser un humano completo".

- Abraham Lincoln


En algún lugar, bajo la lluvia, siempre habrá un perro abandonado que me impedirá ser feliz.

lunes, 31 de enero de 2011

La pregunta sobre los animales

Estamos próximos a una consulta popular en donde una de las preguntas está relacionada con eliminar la muerte de los animales por diversión.
Lo primero que hice cuando me enteré que había sido incluida esa pregunta, fue respirar y decir por fin se va a terminar esta tortura.
Luego de eso y de pasearme unos minutos por el Facebook, noté que un porcentaje muy alto estaba de acuerdo conmigo y que al igual que yo, no se habían puesto a analizar lo que significaba verdaderamente. También me di cuenta que muchos amigos queridos se sentían indignados por terminar con esta “tradición” a la cual ellos llaman arte y que más allá de esto, estaba yendo en contra de su libertad, de sus gustos.
En la noche como es nuestra costumbre – especialmente cuando de animales se trata – comenté con mi marido sobre este tema y en principio me sorprendió la reacción de él en contra de esta pregunta.
Por supuesto por ser abogado y saber mucho más de derecho que yo, me comentó que para él esta consulta si bien es factible – y lo está siendo – no se la debería realizar. Luego de una extensa charla sobre el tema en la cual él me planteaba sus puntos de vista y yo los míos, a lo único que pudimos llegar es que el votaría NO y yo votaría SI.
Si bien esta pregunta no involucra a todos, y deja de lado el concepto de democracia (que en nuestro país no existe), para mí – que no puedo ser objetiva cuando de animales se trata – marcaría un punto de partida para que a la larga se los vea a los animales como sujetos de derecho.
Tocamos mucho esa noche lo que significa el concepto “sujetos de derecho” que en pocas palabras quiere decir que toda persona es susceptible de tener derechos u obligaciones jurídicas y por supuesto los animales no se encuentran dentro de este concepto.
Es verdad que de derecho se poco y nada, pero he estado leyendo un poquito sobre este tema y el concepto no termina en un simple “sujetos de derecho”; existe también lo que se denomina “sujetos de derecho pasivo y activo” y es ahí donde encontré una luz para que con el tiempo se pueda crear una verdadera ley de protección hacia los animales en nuestro país.
Los sujetos de derecho pasivo son todas aquellas personas que no se encuentran en la capacidad de poner en marcha la titularidad de su derecho, en este caso se refiere a los niños y a los deficientes mentales y que por ende no pueden iniciar sus propias acciones jurídicas quedando estas en manos de sus apoderados. Tomando en cuenta esto, se podría lograr que los animales si bien no pueden ser sujetos de derecho - porque son seres irracionales - podrían entrar en el concepto de sujetos de derecho pasivo en donde exista una figura que represente y sea el defensor de los animales.
Que la evolución logrará que se terminé con el maltrato animal, probablemente pero mientras tanto se necesitan regulaciones que los protejan.
En todo caso, la pregunta está planteada, sea esta correcta o no, está en camino de tomarse una decisión, pero si gana el NO, tampoco podríamos hablar de democracia porque la base de una consulta popular son las mayorías y las minorías, unos se saldrán con la suya y otros se verán perjudicados. Así que vuelvo a lo mío, si de todas maneras no vivimos en un país democrático, el que gane el SI en esta pregunta, será un inicio para que a larga se puedan incluir los derechos de los animales.



4 comentarios:

  1. Super bien Gaby!!! Me encanto!! =)))

    ResponderEliminar
  2. Hola,

    Lamentablemente la pregunta deja de lado la tortura a los animales. Por lo tanto, podrán asistir a actos donde se lastimen animales pero al punto de no matarlos. Es decir, los banderilleros seguiran maltratando al toro con las banderillas, los galleros sacando los ojos a los gallos con las espuelas, etc.

    ResponderEliminar
  3. es verdad Iván, la pregunta no está bien planteada, deja abierta muchas puertas que tendrán que corregirse con el tiempo en una verdadera ley de protección a los animales

    ResponderEliminar